El adiós debe llegar

No te reconozco. Te veo marchito, aferrado a la vida con un sinnúmero de tubos. Apenas vislumbro un atisbo de ti en tus ojos, con los que tantas veces me hiciste sentir protegido. Ahora soy yo quien debo cerrarlos para siempre mientras los míos se inundan de dolor y mi pecho se ahoga entre recuerdos y fotos en sepia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s