Adiós…

Preferiría no empezar con aquella palabra tan melancólica, pero entre más escribo más negras fluyen las líneas. No consigo hilvanar letras más alegres. Es difícil dirigir las emociones, canalizar los sentimientos. Me apena tu partida… Es verdad… Ya no te veré a través de mi ventana, no escucharé el repicar del teléfono sabiendo que eras tú quien llamaba, no tendré esas repentinas reuniones vespertinas que muchas veces terminaban siendo conversaciones de amigos más allá de lo laboral. Ahora debo decirte adiós y también a esos momentos. Has hecho mutis en esta rara obra del absurdo o de la crueldad… El nudo de la trama se volverá más tenso…. Se ha perdido un gran personaje… una gran actriz… Quiero confiar que como en toda gran obra la salida de un personaje, reserva la llegada de cambios positivos, renovación tanto para el que se va como para los que se quedan… Espero que así sea…

Emprenderás nuevos rumbos, surcarás lugares estériles, transformarás lo mustio en vida. Desconozco tus próximos pasos. Sólo espero verte en el futuro, conversar esta vez fuera de aquella atmósfera asfixiante. Tiempos nuevos están por venir aunque sentiré falta de nuestras charlas, cuando a veces llegaba efusivo imaginando un sinfín de cosas para realizar y cambiar. Recuerdo que me mirabas con emoción, como si te dijeras a ti misma que habías apostado por un loco apasionado. No sé si para bien o para mal. Ni quiero preguntármelo tampoco…

Guardaré mis vivencias en un lugar que nada ni nadie moverá. Quizás nunca hable de ti, quizás no vuelva a verte, pero te tendré muy presente. Un secreto, un recuerdo, una mirada, una sonrisa más que guardar en mi álbum de remembranzas, en aquel océano de vivencias propias y ajenas que de vez en cuando agito en marea alta para bañarme de saudade. Entonces saboreo mis lágrimas, mi respiración se corta como ahora, cuando me doy cuenta que muchas veces se ignora cuánto  se puede llegar a apreciar y a querer a alguien en un lugar tan frío, inhóspito y muchas veces inclemente como en el que nos conocimos. El corazón aun existe, persiste y puede vivir en condiciones tan infrahumanas. Inevitablemente mi alma va formando lazos y raíces en ese desierto que algún día desembocará en el océano del cual me nutro. 

Un abrazo,

Saudade.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s