Reverencia a un grande


Chespirito fue de los primeros personajes que vi desde mucho antes de tener uso de razón. Ha estado conmigo en todas mis idas y venidas. Cualquier momento era propicio para disfrutar de una capítulo o una escena de El Chavo, El Chapulín o su genial Doctor Chapatín.
Chespirito, hombre inquieto, genial, lúdico, nunca dejó de ser un niño y esa inocencia fue la que le permitió ser esa máquina creadora de personajes emblemáticos. Al evocar mi infancia es inevitable no relacionarla con este hombre de capucha, camisa rayada y pantalones altos. ¡Tenía que ser el Chavo del 8!

Cuando decidí salir de Ecuador y venir solo con mis sueños a Buenos Aires, quien me acompañaba al final del día, antes de dormir, era El Chavo. Ya no lo veo a diario pero cada fin de semana, ahora al empezar el día, me levanto con la vecindad y vuelvo a ser el niño que creía en la pelota cuadrada y que siempre quiso tener la garrotera.

México, Latinoamérica y el mundo está de luto. Hay que recordarlo no pena sino con la alegría que siempre caracterizó al pequeño Shakespeare. ¡Adiós Roberto Gómez Bolaños!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s