Saudade Narcotizada

La noche se torna mágica, la música envuelve, la poesía se exacerba. Todo es perfecto, todo es armónico, pero cuando regreso a mí mismo, encerrado en mi armario, acompañado por un silencio insoportable, me regresa la nostalgia, la añoranza de aquella persona que se fue… Para ello, no hay noche, no hay música ni poesía que pueda liberarme de ese sentimiento que me transporta a lo que orgullosamente viví y a lo que irremediablemente perdí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s