Quién es Isabela?

La suave melodía de su voz se dibuja con sus delineados labios. Es luna, es misterio, es fragancia. No hay nada que en ella yo no conozca pero a la vez la siento tan lejana, tan ausente. Me muestra su magia pero me oculta su esencia. La voracidad de sus deseos sólo se ve saciada cuando sabe que me muero por escucharla, por escribirle; no se conforma con percibir que la amo, quiere hechos que se lo demuestren. Isabela es calor, es transparencia, es valentía. Le agrada saber que la celo, quiero ser el único hombre en su vida y dueño de sus pensamientos. Me mata suavemente con su indescifrable mirada que se oculta bajo la luz de la luna llena. Me quedo absorto viéndola alejarse, con su sensual caminar; es un caminar que enloquece pues aunque sé que se está apartando de mí, cada pisada suya, me hace más dueño de ella.
Isabela es miedo, teme a equivocarse, a llorar, a sufrir sin merecerlo pero una vez que llega el momento, lo asume con entereza. Me devuelve su dolor con una mirada lánguida, ausente en la que me defino una vez más. Una mirada en la que soy y en la que no soy, donde no existo más que por su armoniosa luz. Isabela se oculta, llora, cree que no puedo verla cuando no está cerca, pero aunque no lo quiera, soy dueño de sus pensamientos y emociones, entiendo lo que le sucede y no puede esconderse entre nubes negras de tristeza.
Isabela es esplendor, delicia; una sonrisa suya me motiva a continuar en esta senda oscura y fría. Es cierto que a veces no la veo, pero siempre la siento conmigo. Está en cada una de mis lágrimas, en mis recuerdos, en el cielo, en las calles que recorrimos bajo el inclemente sol o bajo el claro de luna. Isabela es vida, existencia, imán. Nadie está exento de caer en su poder de seducción natural. es mi musa, mi todo y duele, molesta pensar que otro pueda hacerla suya, que otro acapare sus pensamientos. Me resisto a perderla, pero el tiempo inclemente pasa, la veo distante. Aun tengo el aroma de su ser conmigo. Sus pasos se oyen más lejanos. Otras nubes negras la atenazan ahora. En mí sólo veo confusión pero aun así estoy feliz porque sigo bajo el hechizo de amor de Isabela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s