Rien à dire

El acento delata.

El aire es pétreo.
Incendia los alveolos.
La piel es dura, cobriza, con marcas de días y años vacíos.
El espíritu no se compromete.
Siente, arde, respira, pero solo describe.
Ama mas prefiere espectar.
Sufre pero guarda sus coplas en las frías paredes de sus venas.
Espera, camina, recoge sus pasos, respira,
maldice los años a cuestas, la jeunesse.
Continúa en el pasillo de la incerteza,
callado, mustio,
reproduciendo escenas pasadas y futuras
Sin embargo, nada dice, nada escribe,
nada procesa…
Merde, J’suis fatigué

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s